Medir la potencia sin sensores, puedes si tienes la App correcta

SportPlusHealth, la única aplicación para el ciclismo que puede medir la potencia sin utilizar sensores caros.

 

Es una larga y fructífera colaboración con la Universidad de Verona que permitio a SPH Cycling y a SPH MTB ser la única aplicación para el ciclismo que puede medir la potencia de un atleta sin utilizar los sensores caros que deben aplicarse a la bicicleta.

Los entrenamientos para los sport de endurance se hacen o midiendo la frecuencia cardíaca del atleta o  mediante el control de la potencia generada durante la actividad física.

Pero, mientras que la frecuencia cardíaca está sujeta a variables independientes respecto el esfuerzo físico (como el estado emocional y las condiciones de salud en ese momento), la potencia desarrollada no está sujeta a factores externos. Por esta razón, en los últimos años tienden a favorecer este método.

Los primeros sensores de potencia datan hace unos diez años. Lo que hicieron los precursores de este nuevo sistema fue poner los sensores para determinar la fuerza generada por el atleta.

Estos sensores no son más que las células de carga tales como los que se utilizan en las balanzas. Algunos están montados en el piñón trasero, el otro en el pedal, otro en la biela, algunos en la corona. Cada una de estas posiciones determina los problemas y diferentes niveles de precisión.

El sistema más fiable es en la corona, pero también es el más caro, más de 1.500 euros sólo los sensores, más el costo de los ciclocomputadores conectados con la bicicleta que procesa los datos. Se debe considerar también el costo de mantenimiento / calibración de los sensores a principios de la temporada.

SportPlusHealth ha ideado un sistema que simula los sensores de potencia utilizando un algoritmo, para permitir que cualquiera pueda entrenarse en potencia sin dispositivos caros.

Se ha ideado un test que produce parámetros que, cuando se insertan en un algoritmo, calculan la potencia desarrollada por un atleta mientras pedalea.

Funciona así: en una cyclette se hacen test de potencia a esfuerzo incremental (a step por ejemplo de 50 watt, durante unos cinco minutos, hasta que se resiste), y se analizara el nivel de ácido láctico, los latidos del corazón, o ambos. Luego haces otra test en tu propia bicicleta, al aire libre, en la llanura, con los incremento en la velocidad tales como 5 km / h, incluso en este caso, durante unos cinco minutos, hasta el límite de la resistencia, midiendo los latidos del corazón .

El aparato para medir el ácido láctico es selftest (por un precio muy asequible) y es similar a el de medir el nivel de azúcar en la sangre, sólo una gota de sangre hay que aplicar sobre una tira de papel. Los resultados se pueden colocar en la App escribiendo los valores de forma manual o mediante un cable USB.

De la comparación entre los datos de esfuerzo en la cyclette y en la carretera se obtienen dos índices que llamamos KA y CR (coeficiente de fricción y el coeficiente de rodadura).

La combinación de estos dos parámetros con la velocidad y la inclinación, y evaluando la intensidad y dirección del viento, es posible calcular la potencia desarrollada por el atleta.

Con este sistema sencillo e intuitivo un atleta que tiene más bicicletas puede equipar cada uno con su propio sensor emulado, a un costo muy bajo, con un buen grado de fiabilidad.